Artículos

Todo lo que una Madre Primeriza Debe Saber
Escrito por: Ximena Montaño Psicóloga Perinatal

Traer un hijo al mundo es una de las experiencias más gratificantes para la mujer, sin embargo existen ciertos procesos de cambios tanto físicos como psíquicos que irás conociendo a lo largo del embarazo que dependen de cada trimestre que se esté atravesando. Es fundamental conocer estos cambios propios de la gestación para de esa manera irte preparando, empoderando y  estar abierta a los cambios que se vendrán.

El primer trimestre del embarazo

Los cambios más evidentes durante el primer trimestre son:

  • el aumento de volumen de tus senos, es en este tiempo cuando más incrementan su tamaño.
  • empiezas a ganar peso. Aunque también es posible, pero menos frecuente, que pierdas peso. Si es así no debes preocuparte, ya que el embrión obtiene de tu cuerpo todo lo que necesita.
  • Tu sentido del olfato está mucho más desarrollado, percibes con más facilidad los aromas, tanto agradables como desagradables.
  • Nauseas / vómitos
  • Mas cansancio

Recomendaciones para este periodo:

  • Aprovecha de descansar siempre que sea posible, recuerda que el embrión está iniciando su desarrollo a una velocidad sorprendente, por eso es importante que trates de descansar siempre que puedas y duermas sin culpa
  • cuida tu alimentación desde el inicio del embarazo para tener una gestación más saludable.
  • Es un período donde se incrementa la ansiedad por ver y sentir a nuestro bebé. Ármate de paciencia y trata de disfrutar de todas las etapas de tu embarazo!

Segundo trimestre

Cambios más evidentes:

  • En este periodo te sientes bien
  • tu vientre va tomado forma suavemente
  • la gente nota que estas embarazada y se muestran más atentos y cuidadosos.
  • Por fin sientes lo movimientos del bebé.
  • Las encías se vuelven más sensibles y puedes sangrar al cepillarte.

Recomendaciones para este periodo:

  • Es el momento ideal para cuidar tu piel con cremas y aceites hidratantes
  • Toma mucha agua para aportar hidratación a la piel y evitar de esa manera la aparición de estrías.
  • Masajear tu panza mientras le hablas al bebé, es un momento ideal para comenzar la interacción y estimulación de tu bebé, recuerda que a partir de los 4 meses de gestación ellos ya cuentan con una audición bastante desarrollada, aprovecha y conecta con él.
  • Es el periodo más agradable del embarazo así que disfrútalo!

Tercer trimestre

Los cambios más evidentes durante el primer trimestre son:

  • Las piernas tobillos y pies pueden hincharse. Durante el verano, la hinchazón suele ser mayor.
  • A la hora de dormir puedes experimentar cierto malestar e incomodidad
  • Sentirás nuevamente cansancio

RECOMENDACIONES EN ESTE PERIODO

  • Al dormir, prueba otra posición en la que te sientas cómoda; duerme sobre el lado derecho o izquierdo y de este modo no comprimirás el vaso sanguíneo.
  • Escucha a tu cuerpo y descansa cuando te sientas cansada. Recuerda que el reposo es esencial para el buen desarrollo del embarazo.
  • Tu estado de ánimo no es más que el reflejo de las alteraciones que sufre tu cuerpo. Es bueno que tengas a alguien con quien hablar de todas estas sensaciones.
  • Acerca de los últimos días, no olvides que el embarazo es un periodo efímero, y que son tan solo 9 meses, así que aprovecha este estado mágico.

Cada mujer es diferente y vive los cambios físicos y psicológicos de manera muy particular. Ante cualquier duda no dudes en consultar con tu obstetra de cabecera. Para cuidar de tu salud mental y emocional estamos nosotros en Acompañarte – psicología perinatal.

17 noviembre, 2017 / by / in ,
Pruebas Prenatales
Escrito por Citlalli Moctezuma Coach de salud en el embarazo y Educadora Prenatal

Durante tu embarazo, deberás realizarte varias pruebas clínicas para saber cuál es tu estado de salud general y también verificar que no tienes enfermedades que puedas transmitir a tu bebé o poner tu embarazo en riesgo. Tu historial médico y familiar y tus antecedentes étnicos determinarán si se recomiendan otros análisis.

Hay 3 tipos de muestras que te pueden solicitar:

-Muestra de orina

-Muestra de sangre

-Muestras de la vagina, cuello uterino o recto.

También se te pedirán que realices ecografías cada cierto tiempo.

 

PRIMERAS PRUEBAS

Una vez que tu embarazo está confirmado, tu ginecólogo te pedirá que te realices los siguientes exámenes o pruebas:

  • Hemograma Completo (Química Sanguínea): Es una prueba que cuenta los distintos tipos de células que componen la sangre, es decir, glóbulos rojos, glóbulos blancos, y plaquetas. Determina tu tipo de sangre y la presencia de factor Rh (Positivo o Negativo).
  • Es importante saber que si tu Factor Rh es negativo (Rh-), más delante se te realizarán otras pruebas para determinar si has producido anticuerpos contra Rh.
  • Urinálisis: Se examina la orina para detectar presencia de glóbulos rojos (enfermedad de vías urinarias, glóbulos blancos (infección en las vías urinarias) y glucosa (para descartar la diabetes mellitus). También se mide el nivel de proteína, la cual debe ser comparada en etapas finales del embarazo para detectar si existe señales de preeclampsia.
  • Cultivo de Orina: Esta prueba determina la presencia de bacterias, lo cual puede ser una señal de infecciones en las vías urinarias. Esta prueba también se realiza en las últimas semanas de embarazo.
  • Rubéola: se examina la sangre para determinar si contrajo anteriormente rubéola o si ha sido vacunada contra esta enfermedad. Esta enfermedad causa defectos congénitos si la mujer se contagia durante el embarazo. Si no has sido vacunada ni has contraído la enfermedad es importante estar lejos de gente enferma de Rubéola o de posibles focos de infección, ya que es altamente contagiosa, y tampoco podrás vacunarte hasta después de dar a luz.
  • Infecciones de transmisión sexual: se analiza la presencia de enfermedades como sífilis y clamidia. También gonorrea si tienes menos de 25 años y vives en un lugar de alto riesgo. Si resulta positivo para alguna de estas enfermedades debes recibir el tratamiento adecuado. Después del tratamiento se vuelve la realizar la prueba para saber si el tratamiento funcionó.
  • Hepatitis B: Se realiza un análisis para saber si estás infectada de hepatitis del tipo B. Si es así, a tu bebé se le debe vacunar inmediatamente al nacer. Solo si estuvieras en riesgo de padecer Hepatitis C, también se realiza un análisis para esta enfermedad.
  • Es importante saber si la madre está infectada con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana que causa el SIDA. En caso de que sea positivo deberás recibir atención más especializada, ya que lo puedes transmitir al bebé, y también recibirás tratamiento acorde a esta enfermedad para mantenerte lo más sana posible.
  • Tuberculosis: Si estas en un lugar de alto riesgo, estás en contacto con gente infectada o eres VIH positivo, se debe hacer una prueba para detectar esta infección.
  • Ecografía: A todas las mujeres en las primeras semanas de embarazo se les realiza una ecografía para calcular la edad gestacional y otros datos que arroja el feto, así como detectar embarazos múltiples o cualquier otro asunto relacionado con la salud intrauterina.

PRUEBAS EN LA ETAPA FINAL DEL EMBARAZO

  • Se repite un Hemograma Completo.
  • Se repite un Urinálisis
  • Se repite un Cultivo de orina
  • Prueba de Anticuerpos contra el Rh. Si eres Rh negativos, se te examina de nuevo entre la semana 28 y 29 del embarazo. Según el resultado, tu médico evaluará el tratamiento adecuado, que incluye en ocasiones inmunoglobulina contra el Rh, la cual es una inyección que evita que produzcas anticuerpos durante el resto del embarazo.
  • Prueba de evaluación de la glucosa. Mediante un examen de sangre se evalúa el riesgo de Diabetes Gestacional. Se mide la glucosa en ayunas y a la hora siguiente se vuelve a medir tomando primero una mezcla especial con azúcar. Se realiza generalmente entre la semana 24 y 28 del embarazo.
  • Durante la semana 35 y 37 del embarazo se toma una muestra de vagina y recto con el fin de detectar Estreptococos del Grupo B (EGB), que son un tipo de bacteria que se puede transmitir al bebé durante el parto. La mayoría de los bebés que se llegan a infectar no presentan problema, pero si tu prueba resultó positiva es posible que se te administren antibióticos durante el trabajo de parto para evitar que el bebé se infecte.

EXÁMENES PARA DETECTAR DEFECTOS CONGÉNITOS

A principios del embarazo, tu ginecólogo puede darte una lista de preguntas para evaluar si es necesario realizar pruebas que detecten defectos congénitos.

Estas pruebas son opcionales y la pareja debe decidir si quiere o no realizar este tipo de pruebas. Puedes elegir no saber si tu bebé corre riesgos o puedes preferir alistarte con tiempo y anticipación en caso de que tu bebé presente alguna enfermedad genética.

Hay dos tipos generales de pruebas:

  1. Pruebas de detección
  2. Prueba de diagnóstico.

En las pruebas de detección se evalúa el riesgo de posibles defectos congénitos y otros trastornos cromosómicos. Estas pruebas incluyen exámenes por ecografía (ultrasonido) y las pruebas de laboratorio que miden ciertas sustancias en la sangre de la madre. Es importante saber que una prueba de detección solo te dice si el bebé corre riesgo, es decir, no confirma una enfermedad, por lo que no debes alarmarte, simplemente indica que hay que hacer pruebas más específicas, es decir pruebas de diagnóstico.

Las pruebas de diagnóstico pueden detectar muchos defectos heredados y trastornos cromosómicos. Entra estas pruebas está la amniocentesis y el muestreo de vellosidades coriónicas, así como un examen por ecografía especializado; sin embargo, estas pruebas siempre conllevan un riesgo para el feto, por lo que solo se deben realizar en mujeres que realmente corren riesgos o en bebés de parejas con historial o antecedes de enfermedades de tipo genético o que han tenido hijos anteriores con enfermedades genéticas.

 

17 noviembre, 2017 / by / in ,
El Padre Durante la Gestación – Embarazo
Escrito por: Ximena Montaño, Psicóloga Perinatal

Siempre se habla de la mamá durante el embarazo porque definitivamente es la que sufre los cambios físicos, emocionales y psicológicos más drásticos relacionados al nacimiento del bebé, sin embargo, el rol del papá también es muy importante, tanto para ella como para el bebé y la relación de pareja.

Tu pareja ya no es la misma desde las primeras semanas de embarazo, aunque aparentemente su cuerpo no haya experimentado ningún cambio. A partir del cuarto mes, y de forma progresiva, su cuerpo empieza a cambiar y se redondea. Como testigo de esta evolución, alternaras momentos de quietud, orgullo, miedo, alegría… sea cual sea tu reacción el embarazo seguirá su curso, y lo más importante para tu mujer es que no dejes de demostrarle tu cariño.

A pesar de que durante los primeros meses apenas percibirás cambios físicos en tu mujer. A veces incluso tendrás la impresión de que todo sigue igual que antes, por lo que te costara hacerte a la idea de que dentro de tu mujer está creciendo un bebé. Sin embargo, en ocasiones existen indicaciones de la presencia del bebé, que varían de una mujer a otra: mareos, agotamiento, más ganas de dormir, momentos pasajeros de llanto, entre otros. De lo que no cabe duda es que tu mujer ya siente esta nueva vida en su vientre y no puede transmitirte lo que experimenta. Por ello es importante tu compresión, apoyo y afecto. A continuación te doy algunos concejos sobre como acompañar a tu pareja en este viaje hacia ser padres:

Confirmación del embarazo

Frente a una sospecha de embarazo es importante que ambos decidan el dìa y el método para confirmar o descartar el embarazo, el sentimiento de compañerismo y apoyo mutuo como pareja desde el inicio del embarazo es crucial.

Las visitas a los controles médicos

Durante el embarazo serán varios los controles médicos a los que la embarazada deba acudir, si bien no siempre es posible que la pareja pueda acompañarla a todas, es importante que pueda acudir a todas las que sea posible para estar al tanto del seguimiento del embarazo y brindando apoyo a la pareja.  Para muchas mujeres los controles son momentos de muchas emociones, que mejor que estar acompañada en pareja.

Participación en los cursos prenatales

La participación en los cursos de preparación al parto genera un cambio muy positivo en las parejas que acuden a ellos, por que ayudan a aprender sobre los procesos del embarazo, el parto y el cuidado del bebé. Espacio donde el padre podrá obtener información precisas de cómo ayudar a la madre en el periodo final del embarazo. recuerda que es importante que asistan desde el inicio del segundo trimestre a estos cursos para poder obtener mayores beneficios.

Primeros contactos con el feto

Hoy en día sabemos que la madre puede entrar en contacto con el bebé a través de sus pensamientos y emociones cuando le habla interiormente. Así mismo, sabemos que el feto es sensible al tacto desde el tercer mes, y a las voces hacia el quinto mes.

  • El bebé percibe la presión, el peso y el calor de una mano a partir del tercer mes, con lo cual ya puedes comunicarte con él de forma indirecta, No tengas miedo de presionar un poco con la mano.
  • Puedes establecer contacto con el bebé a través de la voz colocándote cerca del vientre de la madre.

Hábitos saludables en pareja

Es saludable para la mujer no ganar mucho peso durante el embarazo, Llevar una alimentación saludable no solo ayudara a tu pareja, sino también estarán creando un habito saludable que en un futuro será un ejemplo para tu niño.

Momentos significativos en la paternidad antes del nacimiento del bebé:

La primera ecografía: cada vez son más los padres que asisten a la primera ecografía. Algunos padres comentan que es esta prueba la que les ayuda a tomar conciencia de la verdadera existencia del niño, más que el anuncio de la madre. La primera ecografía suele tener más trascendencia para el hombre. Generalmente la mujer no tiene tanta necesidad de ver al bebé, ya que nota su presencia en su vientre, mientras que para el padre la ecografía es uno de los pocos recursos para percibir la realidad física del que será su hijo.

¿Orgulloso de su redondez?

Algunos hombres se sienten muy orgullosos de la redondez de su mujer. Algunos hombres se sienten muy orgullosos de la redondez de su mujer y experimentan un placer muy masculino cuando van a su lado, como una manera de confirmar su virilidad. Del mismo modo, algunas mujeres se sienten más femeninas que nunca, pero también es posible que se sienta extraña con su cuerpo cambiante. Aquí es cuando tu forma de verla será más importante que nunca.

 

Recuerda que para que una mujer pueda vivir más plenamente el embarazo, necesita de tu cariño.

17 noviembre, 2017 / by / in ,
5 Beneficios de Ejercitarte Durante tu Embarazo
Escrito por Citlalli Moctezuma, Health Coach y Educadora Perinatal                      

 Los beneficios del ejercicio durante el embarazo son muchos, incluso cuando no estás embaraza. Si ya estás acostumbrada a hacer ejercicio puedes continuar ejercitándote. Si no tienes este hábito, lo mejor es empezar despacio y aumentar la intensidad poco a poco. El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia recomienda 30 minutos o más de ejercicio moderado todos o casi todos los día de la semana, para mujeres embarazadas sin complicaciones medicas. Por otro lado, el Dr. James Clapp, un experto en embarazo y ejercicio explica que nuestros diferentes sistemas corporales se adaptan al embarazo y también se adaptan al ejercicio

Los principales 5 beneficios de ejercitarte durante el embarazo son los siguientes:

  1. Hacer ejercicio hace que liberes endorfinas, las cuales hacen que atravieses el embarazo de una manera más tranquila emocionalmente, y además, esas mismas endorfinas te ayudarán a enfrentar los dolores durante la labor de parto.
  2. Cuando haces ejercicio de manera regular, ayudas a reducir los dolores de espalda, ya que al tener los músculos abdominales más fuertes, estos soportan mejor la pelvis y la zona lumbar, por lo tanto tener músculos más fuertes reduce la posibilidad de sufrir dolores de espalda.
  3. Las mujeres que se ejercitan en el embarazo tienen labores de parto más cortas y menos complicadas, y se recuperan más rápidamente después del parto, así mismo, necesitarán menos intervenciones como aceleración del parto (Pitocina), anestesia, analgesia o episiotomía (corte en la zona del perineo).
  4. Cuando estás embarazada y quieres tener un parto normal, el hacer ejercicio de manera constante reduce el riesgo de necesitar un cesárea.
  5. Varios estudios demuestran que realizar ejercicios como el yoga, ayuda a sobrellevar de mejor manera las incomodidades del embarazo, reduce los partos prematuros e incluso reduce la duración del trabajo de parto. El hacer yoga ayuda a las mujeres a estar en sintonía con su cuerpo y tener más confianza para lidiar con el dolor durante la labor.

Ejercítate de Manera Segura:

  1. Empieza despacio y aumenta gradualmente.
  2. Evita fatigarte de manera excesiva y mantente hidratada.
  3. Usa un buen soporte para el abdomen y también para tus pechos.
  4. Si te duele, para y evalúa.
  5. Si te sientes bien, continúa.
17 noviembre, 2017 / by / in ,
DICIÉNDOLE ADIÓS A LA CAMA DE LOS PAPÁS

Escrito por la Psicóloga Infantil Melissa Bretel Maia

Para muchos niños dormir con sus padres se ha convertido en un hábito y en algunos casos somos los padres quienes impulsamos esta costumbre. Pero a pesar de que ambas partes disfruten pasar la noche juntos, el desarrollo emocional del niño puede verse afectado. Sin embargo, cada familia debe decidir cuándo es el momento exacto para que el pequeño de la casa duerma en su propia habitación. Si creen que ya es hora de independizarlo, la Psicóloga Infantil Melissa Bretel Maya nos brinda algunos consejos para realizar este proceso de la mejor manera posible y sobre todo con mucho amor:

1) Crea momentos que le den seguridad

el niño debe descubrir el placer de dormir solo y puedes ayudarlo leyendo un cuento, cantando una canción o pasar el tiempo conversando mientras lo abrazas y lo mimas. Este momento sustituirá la sensación de seguridad que él busca cuando quiere dormir en la cama de sus padres.

2) Acompaña

si se levanta en la mitad de la noche con cualquier excusa y aunque sea tentador permitirle que se acueste contigo, lo ideal es acompañarlo a su cama transmitiéndole tranquilidad y puedes quedarte con él hasta que se duerma.

3) Dale opciones claras

se puede establecer una hora aceptable por las mañanas para que los niños entren en la cama con ustedes. Pueden decirles que cuando salga el sol, recién pueden ir a la cama con papá y mamá porque el sol duerme solo y no le pasa nada.

4) Celebra sus logros de forma divertida

también pueden colocar en su cuarto un cuadro en el cual el niño vaya marcando con stickers los días que logra dormir solo en su cama durante toda la noche y cuando llegue a un número determinado de días sabrá que recibirá una sorpresa.

Es muy importante ser muy pacientes y comprensivos porque cada niño necesita su propio tiempo para adaptarse. Puede ser que a algunos les tome sólo unos días y a otros semanas o meses.

17 noviembre, 2017 / by / in ,
Cambios Hormonales Durante el Embarazo
Escrito por Ximena Montaño, Psicóloga Prenatal

Durante el embarazo se produce un complejo proceso de cambios hormonales que permitirán al organismo poder adaptarse a sus nuevas necesidades para el desarrollo del feto. Estos cambios hormonales influirán en el humor, el estado de ánimo y las emociones.

Aunque tu embarazo haya sido planeado, es normal que existan momentos en donde los miedos, la ansiedad, la angustia te invada. Tal vez llegues a preguntarte sobre tu situación financiera cuando dejes de trabajar, si serás una buena madre, si el bebé nacerá sano, si seguirás siendo una buena madre con los hijos que ya tienes en casa, sobre tu relación con tu pareja,  y si agregamos a esto las exceptivas de nuestra sociedad respecto a los padres, Son cuestiones que pueden también agregar aumento de presión, ansiedad y estrés durante tu gestación.

Cada embarazo es único de manera que la respuesta a estos cambios puede variar de mujer a mujer. Hay futuras madres que vivencian emociones más intensas se muestran más eufóricas y con más mal humor. Mientras que otras, se sienten más bien deprimidas o ansiosas. Los cambios de humor suelen acentuarse más durante el primer trimestre del embarazo, suelen disminuir hacia el segundo trimestre y vuelven a reaparecer al final de la gestación.

¿Cuáles son las hormonas implicadas en el embarazo?

Hormona gonadotropina coriónica (HCG): se produce exclusivamente durante el embarazo y es durante el primer trimestre donde su producción incrementa en mayor porcentaje.

Prolactina, progesterona y el estrógeno: una de las funciones de estas hormonas es la de estimular el desarrollo de las glándulas mamarias en la producción de leche.

No sientas culpa, entiende el proceso complejo de cambios que se está gestando en tu cuerpo, eso te ayudara a poder procesarlo y encontrar recursos para hacer frente a ellos, y de esta  manera vivirlo de manera más tranquila. Dedicar un esfuerzo consciente a cuidar de ti misma puede ayudarte a calmar estos meses tan intensos. Toma en cuenta estos concejos:

  • Habla sobre tus emociones
  • Fortalece el vínculo con tu pareja, familia y amigos
  • Realiza actividades que te hagan sentir bien
  • Trata de disminuir el estrés

Si los altibajos emocionales persisten ¿qué debo hacer?

Si tus cambios de humor se vuelven más frecuentes o más intensos, o si duran más de dos semanas, pide una consulta psicológica. Podrías estar atravesando una depresión leve o moderada durante el embarazo, si te sientes nerviosa o ansiosa con frecuencia puede que estar padeciendo algún tipo de desorden de ansiedad. O por otra parte, si las alteraciones del ánimo se hacen muy frecuentes e intensas, puede que padezcas una condición llamada desorden bipolar, en la que los estados de ánimo pasan repentinamente de una fuerte depresión a la manía.

La psicoterapia suele ser efectivas en el tratamiento de estas afecciones para que tú y tu bebé estén bien durante la gestación y después del nacimiento.

17 noviembre, 2017 / by / in ,
Baby Blues: ¿Que son?
Escrito por la Psicóloga Prenatal Ximena Montaño

Se supone que estás viviendo el momento más esperado y especial de tu vida, todo el parto ha salido bien, el bebé se encuentra saludable. A pesar de ello se te llenan los ojos de lágrimas sin ningún motivo aparente.

No hay nada más inesperado como lo es el baby blues después del nacimiento sano de tu bebé, Se conoce como baby blues a la presencia de  síntomas como: llanto, angustia, tristeza, ansiedad, irritabilidad, falta de concentración, que suelen aparecer los primeros días posteriores al parto, afecta a muchas mujeres (no a todas) pueden durar días o hasta dos semanas. Son síntomas que pueden presentarse por minutos o horas a lo largo del día durante este periodo de tiempo.

Según investigaciones estos síntomas están influenciados por: la angustia posterior al parto, la falta de sueño y los cambios hormonales.

Si estás pasando por esta situación no consideres las lágrimas como una señal de debilidad. Recuerda todo el proceso de cambios por los que has atravesado en los últimos días, necesitas reacomodarte, darte permiso a sentir. Sin embargo, es bueno que puedas compartirlo con el personal médico (si aún continuas en la maternidad/ hospital), tu pareja o personas de confianza para ti para que en comprendan y te acompañen mientras sientas estos síntomas.

Esta depresión pasajera no debe confundirse con la depresión postparto, la cual dura más tiempo y es de mayor intensidad. A continuación veras un listado de señales de alerta para tomar en cuenta:

  • Si tus síntomas se prolongan por más de 15 días, o son muy intensos
  • Si te sientes incapaz de ocuparte de tu bebé
  • Si sientes sentimientos de culpabilidad intensa
  • Alteración del apetito (mucho o poco apetito)

Frente a los síntomas mencionados anteriormente es oportuno que no te encierres en ti misma, comparte tus sentimientos con personas de tu confianza como tu pareja, familia, amigos, con el médico durante tus controles, ellos podrán ayudarte a contactar con un profesional que pueda ayudarte o puedes agendar una consulta psicológica conmigo, estoy para acompañarte y ayudarte.

Recuerda que si se conocen y se tiene un buen acompañamiento estas depresiones pueden tratarse y puedes llevar una mejor calidad de vida tú, tu bebé  y familia.

 

17 noviembre, 2017 / by / in ,
8 MITOS SOBRE LA LACTANCIA MATERNA
Escrito por Jenna Weigner MSM, CPM, partera profesional certificada MSM (masters of science in midwifery) y CPM (Certified professional midwife)

Se ha demostrado que amamantar es algo positivo para la madre y el bebé, sin embargo, hay muchos mitos alrededor del tema que preocupan a muchas mamás. A continuación, aclaramos algunos de ellos:

  1. Mito: Tengo que preparar mis pezones durante el embarazo para poder dar pecho sin problema cuando nazca el bebé.

Realidad: estamos hechos para amamantar, eso incluye maneras naturales en que el cuerpo se prepara a si miso para la lactancia. Producimos aceites lubricantes que ayudan a la piel a superar la fuerza de un bebé amamantando. Cuando pasamos entonces, un cepillo o trapo áspero (esponja) o ponemos alcohol para “preparar” los peones antes de la lactancia, estamos en realidad causando daño a nuestra piel, haciéndola más susceptible a ampollarse, agrietarse y estar adolorida una vez tengamos a un bebé alimentándose cada dos horas.

  1. Mito: Es normal que la lactancia duela siempre y a veces ¡DEMASIADO!

Realidad: No. Dar pecho no debería ser doloroso, especialmente después de los 5 segundos iniciales de agarre. Definitivamente nunca debería haber sangrado. Si continuamente estás sintiendo dolor cada vez que amamantas, separa a tu bebé e intenta de nuevo un buen agarre. Un mal agarre genera dolor en los pezones y puede dañarlos. La mayoría de este dolor puede prevenirse, arreglarse o curarse tan solo con un mejor agarre de tu bebé. Contacta a un experto en lactancia en tu localidad si necesitas mayor ayuda. Pone al pezón crema de lanolina pura o tu propia leche  para ayudar a tu piel a sanar después de cada toma.

  1. Mito: No debo tener suficiente leche si mis pechos se sienten blandos o si mi bebé llora mucho.

Realidad: existen únicamente dos maneras para evaluar cuanta leche está recibiendo tu bebé: pañales de caquita /orina y ganancia de peso. Después de unas semanas tu cuerpo regula la cantidad adecuada de leche que necesita producir, y muchas veces tus pechos se sentirán blandos todo el tiempo. Esto no es un señal de cuánta leche estás produciendo. Igualmente, los bebés muchas veces lloran por razones diferentes al hambre.  Si su peso es adecuado y tienen bastantes pañales de orina, significa que están recibiendo suficiente comida.

  1. Mito: Debería alimentar a mi bebé cada 3 horas y nunca antes de este tiempo. Es importante generar rutinas de alimentación lo más pronto posible.

Realidad: Los estómagos de los recién nacidos son extremadamente pequeños y pueden digerir rápidamente la leche materna exclusiva. Además, si tu bebé está pasando por un brote de crecimiento querrá amamantar con mayor frecuencia. Permitir que tu bebé se alimente a “demanda”, cuando él quiera el tiempo que así lo desee, comunica a tu cuerpo cuánta leche necesita y ¡tu cuerpo producirá exactamente esa cantidad! Dar pecho a demanda durante los dos primeros meses de vida permitirá a tu cuerpo establecer un abastecimiento de leche a largo plazo para los meses siguientes.

  1. Mito: Tengo que hacer eructar (sacar chanchitos) a mi bebé siempre después de dar pecho, incluso si están pacíficamente dormidos.

Realidad: ¡No! Si tu bebé está dormido en el pecho, déjalo dormir y aprovecha tú y regálate una siesta para tí. No hay aire que los bebés puedan ingerir dentro del pecho, lo cual hace generalmente amamantar mucho más fácil para sus pequeñas barriguitas. Si tienen un gasecito que debe ser expulsado, lo sabrás ya que generalmente se despiertan con incomodidad.  Si ese es el caso,  con certeza puedes proceder a sacar los chanchitos a tu bebé.

  1. Mito: Necesito tomar mucha chicha, somo, leche, etc…para producir suficiente leche y debo evitar alimentos como cítricos, picante, cebolla, lácteos, verduras, etc… para evitar que a mi bebé le den cólicos.

Realidad: Después de haber vivido en muchas culturas, he encontrado que cada país (y bastante diferentes entre sí) tiene listas de alimentos que la madre no debería comer. No existe un consenso general entre los expertos en este tema, sobre lo que debe y no debe comer durante la lactancia.  La meta debe ser mantener una dieta sana y balanceada con suficientes vegetales, frutas y proteínas. Con una dieta saludable, muchas madres pueden despreocuparse de tener que alimentarse con ciertos alimentos para aumentar la producción de leche.

  1. Mito: No debería dar pecho si me siento ansiosa, triste, deprimida, abrumada, enojada, etc… ya que puedo pasar todas estas emociones negativas a través de mi leche al bebé y éste puede enfermar.

Realidad: Es verdad que nuestros niños se dan cuenta frecuentemente de nuestras emociones, pero no es cierto que estas emociones puedan transmitirse a través de la leche,  enfermarlos o puedan hacerlos sentir de la misma manera. Pasar tiempo dando pecho, incluso cuando nos sentimos tristes o ansiosas nos permite realmente sentirnos más conectadas con nuestros bebés y permite producir más Oxitocina, la hormona del amor.

  1. Mito: Tengo que dejar la lactancia porque estoy tomando medicamentos/estoy enferma.

Realidad: Hay un lista muy muy corta de medicamentos con son incompatibles con la lactancia y muchos de éstos pueden ser sustituidos por otros seguros. Consulta con tu doctor si puedes cambiarte a alternativas de medicamentos amigables con la lactancia. De igual manera puedes revisar tu misma en internet en la página www.e-lactancia.org cualquier medicamento que te prescriba tu doctor. Cuando estás enferma, es realmente beneficioso para tu bebé que continúes con la lactancia. Tu bebé recibirá protección de la enfermedad de tu sistema inmune a través de la leche, previniendo que enferme o ayudando a combatirla más rápidamente con anticuerpos.

 

17 noviembre, 2017 / by / in ,
5 MITOS SOBRE EL PARTO NATURAL
ESCRITO POR CITLALLI MOCTEZUMA-COACH DE SALUD EN EL EMBARAZO Y EDUCADORA PERINATAL

Algunos vienen de tu familia, otros de alguna amiga, otro lo habrás escuchado en algún babyshower y otros son simplemente “vox populi”. Sobre el parto existen un sinfín de dichos y leyendas. Por supuesto, muchos se quedan sólo en eso. Vamos a hablar de algunos de ellos para que tengas una respuesta válida por si los escuchas por ahí:

  1. El dolor es insoportable.  No podemos mentir, el parto duele, y mucho. Sin embargo nuestro cuerpo está dotado de mecanismos para sobrellevar ese dolor. Debes saber que el dolor es progresivo e intermitente, es decir que la intensidad aumenta de a poco y que entre contracciones (que es lo que provoca el dolor) tenemos espacios sin dolor para descansar hasta la siguiente contracción.
  2. Un parto es peligroso. Un parto vaginal es la manera más natural y segura de tener un bebé. El 95% de las mujeres tienen embarazos normales de bajo riesgo. Los riesgos que conlleva un parto vaginal son complicaciones mal atendidas que ocurren generalmente en circunstancias en donde no hay atención médica asequible y oportuna.
  3. Si tuve una cesárea ya no podré tener un parto natural: Si tuviste una cesárea con incisión horizontal y han pasado más de 18 meses entre parto y parto, puedes optar por intentar tener un parto vaginal. Tienes un 70% de probabilidad de éxito, por lo que si realmente quieres intentarlo, debes buscar un ginecólogo que esté familiarizado con ésta práctica.
  4. No debes comer ni beber durante el parto. Esta científicamente comprobado que comer y beber es seguro durante el parto, ya que te dota de fuerzas para enfrentar la larga labor. Siempre es importante seguro seguir tus instintos
  5. Los encuentros con mi pareja ya no serán iguales. Cuando pensamos en que un bebé sale por el canal vaginal es fácil pensar que nuestro cuerpo no será el mismo, sin embargo, la dilatación ocurre en el cuello del útero no en la vagina. Nuestra vagina es elástica y puede volver a su tamaño normal, y nuestro cuello uterino volverá a tu tamaño después del parto.

 

17 noviembre, 2017 / by / in ,
5 COSAS QUE DEBES SABER SOBRE LA MASTITIS
Escrito por Jenna Weigner MSM, CPM, partera profesional certificada MSM (masters of science in midwifery) y CPM (Certified professional midwife)

Lo hemos escuchado muchas veces, pero no todas sabemos exactamente qué es o cuáles son los síntomas. Aquí tienes 5 cosas que debes saber sobre la mastitis:

1. – ¿Qué es la mastitis?

Es una infección en el seno producida por las siguientes razones. En primer lugar, puede ser que una bacteria nociva haya entrado al seno produciendo infección. La segunda razón se da cuando la leche no fluye adecuadamente y se queda acumulada en el pecho.

2. – ¿Cómo puedo saber si tengo mastitis? ¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden incluir: dolor dentro del seno en un lado o en ambos, una mancha roja en tu piel que se siente caliente al tocarla, fiebre, malestar, escalofríos, dolor de los huesos. Muchas veces se siente como si tuvieras una fuerte gripe.

3. – ¿Cuáles son los factores de riesgo para la mastitis?

Algunos de los factores de riesgo más comunes son: tener los senos muy llenos, pezones lastimados y presión constante en los senos. Situaciones de amamantando inefectivas como cuando tu bebe no está transfiriendo leche adecuadamente (succión poco efectiva), sobreproducción de leche, hacer restricciones de las tomas de tu bebe de frecuencia o duración (darle cada tres horas en vez de a demanda, por ejemplo), o un destete muy rápido son ejemplos de situaciones que pueden llevarte a tener demasiada leche en los senos.  Por otra parte, cuando hay pezones lastimados, con grietas o dolor, pueden entrar bacterias nocivas al seno y producir una infección.  Los sostenes que no te quedan bien, pues aprietan o tienen costuras, o dormir sobre tu estómago son ejemplos de situaciones que ejercen presión constante en tus senos.

4. – ¿Qué debo hacer si pienso que tengo mastitis?

Paso 1: ¡¡Sigue amamantando!! Paso 2: Habla con tu  médico y asegúrate que sea pro lactancia (no debe pedirte cortar la lactancia).  La mejor manera de prevenir o minimizar la gravedad de la infección es manteniendo el  flujo de la leche y para lograrlo debes dar pecho a tu bebe; los bebés son los mejores extrayendo  leche (mejor que cualquier extractor). Si amamantar no es una opción o tú bebe no tiene hambre, puedes ocupar un extractor, sacarte  manualmente, darte  una ducha caliente (o poner trapitos calientes en tu pecho) y hacerte masajes para hacer fluir la leche afuera de tus senos.

5. – Si mi médico me receta medicamentos para la mastitis ¿tengo que dejar de dar pecho? ¿Le hará daño mi leche a mi bebe?

¡Absolutamente no! Hay una gran cantidad de medicamentos que son compatibles con la lactancia que te ayudarán a sanar la infección. De igual manera debes seguir sacando leche del seno en la mayor cantidad posible, y amamantar es la mejor manera de lograrlo.  La leche misma tiene propiedades antibacteriales y siempre es muy beneficiosa para la salud de tu bebe.

17 noviembre, 2017 / by / in ,